bujia-coche-nubecar.jpg

¿Qué pueden ser los vicios ocultos del coche?

Noticias,Portada

Cuando compras un vehículo de segunda mano puedes encontrar defectos o fallos que no pueden detectarse en el momento de la transacción, esto hace referencia al concepto de los vicios ocultos del coche.

Siempre que compras un coche de segunda mano existe la posibilidad de que tenga alguna avería oculta o fallo alguna avería oculta o fallo que no se vea a simple vista. Por eso existe la figura legal de los vicios ocultos en coches, que ampara y protege al comprador en estos casos.

Exactamente, los vicios ocultos son daños graves que impiden o dificultan el uso del coche, por ejemplo: defectos en el motor o en la caja de cambios, entre otros. Asimismo, los vicios ocultos son averías que no se aprecian a simple vista, por lo que a primeras suelen ser difíciles de identificar.

Este tipo de defectos están respaldados por la ley, concretamente en el artículo 1.486 del Código Civil y el artículo 123 de la Ley general para la defensa de los consumidores y usuarios, en la cual se establece que:

  • El vendedor responde de las faltas de conformidad que se manifiesten en un plazo de dos años desde la entrega. En los productos de segunda mano, el vendedor y el consumidor y usuario podrán pactar un plazo menor, que no podrá ser inferior a un año desde la entrega. Salvo prueba en contrario, se presumirá que las faltas de conformidad que se manifiesten en los seis meses posteriores a la entrega del producto, sea éste nuevo o de segunda mano, ya existían cuando la cosa se entregó, excepto cuando esta presunción sea incompatible con la naturaleza del producto o la índole de la falta de conformidad.

Es importante tener en cuenta que para poder reclamar que un coche tiene vicios ocultos, primero hay que asegurarse de que cumple estos requisitos:

  • El defecto es grave: el daño tiene que impedir que el conductor pueda seguir haciendo uso del coche con normalidad. De esta forma, un arañazo o desgaste de la pintura no entran dentro de la reclamación de vicios ocultos.
  • No se ve a primera vista: los daños no son detectables y no se pueden identificar ni siquiera en una prueba del vehículo antes de efectuar la compra.
  • Antes de la compra: el defecto tiene que existir antes de formalizar la compra. En el caso de que ocurra una avería grave por un mal uso del nuevo conductor, el daño no se considerará vicio oculto. 
  • Reclamar dentro del plazo: tienes un plazo de hasta 6 meses después de la compra para reclamar. Pasado ese periodo, ya no podrás reclamar el daño.

La mejor forma de evitar cualquier vicio oculto es acudir a realizar una revisión completa a tu taller Nubecar. Los mejores especialistas del sector serán los encargados de realizar un certero diagnóstico que demuestre el verdadero estado de tu vehículo. ¡Pide tu cita ya y no dudes en visitarnos!

Comentarios

Déjanos tu comentario

Diseño web :: ticmedia.es

La inversión ha sido financiada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Comunidad de Madrid
Financiado Union Europea
Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia