NubeCar - talleres de confianza

Social

¿Qué se puede hacer con los neumáticos usados?

imagen de la noticia
Enteros, triturados o granulados, los neumáticos fuera de uso han dejado de ser un serio problema medioambiental para convertirse en un claro ejemplo de eso que hemos dado en llamar desarrollo sostenible.
Sus aplicaciones son de lo más variadas. Se utilizan, por ejemplo, para refuerzo de taludes, en columpios, como defensa de muelles, a modo de rompeolas, para el firme de las carreteras y hasta en pistas de atletismo. Por eso, la legislación y el sentido común aconsejan una actitud medioambientalmente responsable por parte de todos los miembros de la cadena de valor del neumático. Y entre ellos, el automovilista, que debe cambiarlos en talleres que cumplan con la normativa vigente.

Gestionar los neumáticos fuera (NFU) de uso tiene un coste. El de los procesos necesarios para garantizar que su impacto sobre el medio ambiente es mínimo y que se recicla, de una u otra forma, la mayor cantidad posible de ellos. La Administración ha pensado en ello. Por eso, “en virtud del Real Decreto 1619/2005, todo usuario final o consumidor que adquiere un neumático nuevo puede exigir a su vendedor que le especifique en la factura de venta la repercusión que tiene en su precio final el coste económico de la gestión del residuo al que éste dará lugar cuando se convierta en neumático fuera de uso”. Así nos lo explican desde Signus, un sistema de gestión de NFU creado por los productores de neumáticos de reposición. “De esta manera –añaden- el consumidor, consciente del coste que conlleva la correcta gestión de los NFU que se generan cada año, adquiere un producto con la garantía de que será correctamente valorizado al final de su vida útil bajo la responsabilidad de su productor”.



¿Cómo funciona el mecanismo?
El comprador final de un neumático puesto en el mercado por un Productor Adherido a Signus paga una cantidad adicional al precio del producto en función de su categoría. Esta cantidad cubre todos los costes de gestión en que incurre la Entidad Gestora, que no aplica margen alguno de beneficio, ya que se trata de una entidad sin ánimo de lucro. El mismo importe pagado por el comprador ha sido previamente pagado por el taller a su distribuidor y éste al productor adherido, siempre especificado en una línea independiente en la factura. Este proceso facilita el control y seguimiento de la financiación del sistema integrado de gestión y garantiza su máxima transparencia y trazabilidad. El productor declara periódicamente a lo largo del año todos los neumáticos que pone en el mercado y Signus le factura sus servicios utilizando la misma tarifa oficial por unidad y categoría. Así de sencillo. Luego hay varias formas de aprovechar los NFU.

Valorización
La valorización es cualquier operación cuyo resultado principal sea que el residuo sirva a una finalidad útil al sustituir a otros materiales que de otro modo se habrían utilizado para cumplir una función particular, o que el residuo sea preparado para cumplir esa función, en la instalación o en la economía en general. Cualquier actividad que, dentro del marco legal implique el aprovechamiento de estos recursos, supone una valorización, ya sea utilizando el neumático entero después de un proceso de trituración o granulación en el que se separan los tres principales componentes del mismo:



Caucho: caracterizado por sus excelentes propiedades mecánicas de tracción, flexión y compresión.
Metal: se trata de un acero de muy buena calidad y grandes prestaciones. Este material se recicla en empresas siderúrgicas.
Fibra: material de gran poder calorífico y con buenas propiedades de aislamiento acústico y térmico. De cara a obtener el máximo aprovechamiento del neumático y sus materiales es preciso conocer algunas de sus principales propiedades en cualquiera de sus formas, ya sea entero, triturado o granulado, tales como: Capacidad de absorción de vibraciones, Gran capacidad de drenaje, Peso reducido, Elevada resistencia al corte, Alta resistencia a agentes climatológicos, Flexibilidad, Alto poder calorífico.

Gracias a estas propiedades, en la actualidad existe un abanico amplio de vías de valorización de los neumáticos recogidos en toda la geografía española, que podrían estar agrupadas en tres bloques distintos de salidas. Valorización material de los materiales del neumático después de un oportuno proceso de separación de los mismos, comúnmente conocido por granulación, valorización material del neumático sin separación de los materiales, empleado en usos de obra civil y finalmente el aprovechamiento del poder calorífico del neumático a través de su uso como combustibles de sustitución en procesos industriales, conocido como valorización energética. Uno de los tratamientos aplicados más frecuentemente a los NFU es el triturado mecánico. Se trata de retirar las fracciones metálica y textil, que son a su vez perfectamente reciclables, y se tritura el resto, conformando una granza de caucho. Entre los usos de esta granza se encuentran los siguientes:
Aplicaciones de ingeniería civil relacionadas con absorción de impactos y ruido en carreteras. La goma granulada se puede utilizar mezclada con el asfalto para mejorar sus propiedades, disminuyéndose el ruido generado por la rodadura de los vehículos. El principal inconveniente es vencer las reticencias de los constructores de carreteras en la sustitución de polímeros vírgenes por materiales reciclados (betunes modificados con polímeros).
Fabricación de alfombras, moquetas y losetas.
Fabricación de tejados, aislantes de vibración, cubiertas y parachoques.
• Rellenos drenantes.
• Suelas de calzado y complementos de ropa.
• Bandas de retención de tráfico
• Pavimentos de uso deportivo, pavimentos para exteriores, suelos de parques de juego infantiles, pistas de paseo y de bicicleta, suelos de atletismo y césped artificial.

Una utilización bien distinta es la de su valorización energética, pudiendo usarse los neumáticos como combustible en cementeras, centrales térmicas y plantas industriales.

www.nubecar.com